Opinión | Ciencia en Chile: ¿Nos pilló confesados el COVID-19?

Financiar significativamente a la ciencia libre y de preguntas abiertas, en todo el país, es una estrategia que debe potenciar nuestro aun nuevo y, creemos, ahora fortalecido Ministerio de Ciencias. Es crucial que no solo se destinen recursos estatales, sino que también se eduque a toda la sociedad y, especialmente, se convenza al sector privado, respecto de la importancia de financiar la investigación básica sin sesgos. No sólo porque se trata de un ejercicio fundamental en un país que reflexiona, se cuestiona y genera soluciones. También porque, ahora sabemos, nunca se sabe qué nos depara el destino.

Por Juan Pablo Henríquez, profesor asociado de la Facultad de Ciencias Biológicas Universidad de Concepción.

“Este no es un Ministerio para los científicos. Es un Ministerio al servicio de los problemas país”. Con esta consigna, el Ministro y la Subsecretaria de Ciencias daban inicio en 2018 a un Ministerio largamente anhelado por un porcentaje importante de la comunidad científica. Para otros, era una mejor alternativa reforzar las capacidades y presupuestos de Conicyt o bien, aun apoyando la idea del Ministerio, parecía un riesgo poner en los principales cargos a dos científicos jóvenes, sin reconocido bagaje político. Sin perjuicio de lo anterior, la frase inaugural del Ministerio nos puso a varias comunidades científicas a reflexionar sobre cuáles eran esos “problemas país” y quienes los definirían.

(…)

Continuar leyendo en El Mostrador


Compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter